Hay oferta de carne de cerdo en el mercado español, frente a lo que ocurre en Alemania (con una menor oferta de género). Lo positivo lo encontramos en que, en principio, el precio sólo puede cambiar para aumentar, atendiendo a la estadística de todos los años (enero, según la Lonja de Binéfar, es el mes del año con menor precio en porcino).

También es bueno el hecho de que el porcino español es competitivo en términos de precio respecto al resto de competidores europeos, con lo que la exportación representa una baza para el sector.

Los pocos productores libres existentes en nuestro país deciden pasar a la integración, por la preocupación reinante durante el segundo semestre de 2015 a raíz de las pérdidas registradas (por los continuos descensos de precio).

http://www.diariodelcampo.com/detallepost.asp?id=194434&idcat=4

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.