A pesar de que la carne de cerdo es la carne más popular entre los consumidores en Finlandia, los productores de cerdos del país enfrentan una buena cantidad de desafíos. El país es sustancialmente diferente de muchos otros países, lo que lleva a un precio de coste más alto.

Finlandia es un país único en Europa en lo que respecta a la producción porcina. Muchas cosas hacen que se destaque del resto de Europa, pero como suele ocurrir, ser diferente también tiene su coste.

En primer lugar, como el país se encuentra en el norte de Europa, los inviernos suelen ser largos con temperaturas bajo cero, la nieve y el hielo son comunes, lo que lleva a mayores costes por calefacción. Los costes adicionales también provienen de altas demandas de medio ambiente, bienestar y salud animal.

Finlandia tiene una política de tolerancia cero hacia Salmonella.

Finlandia prohibió la práctica de atracar la cola en 2002. Una buena alimentación y suministro de cama regular puede aumentar los estándares de bienestar en las granjas de cerdos y reducir la picaduras de cola.

La alimentación sin soja y la cadena de producción en Finlandia ha logrado una reducción del 32% en las emisiones de carbono.

La reducción del uso de antibióticos y la adopción de prácticas de parto en libertad también son temas candentes en Finlandia.

Los costes laborales son relativamente altos

Los productores de cerdos finlandeses pueden asegurar un margen de beneficio relativamente estable para sus productos, si primero pueden calcular cuáles son sus costes promedios. Eso significa saber más sobre otro factor clave que afecta los costes generales de producción: la disponibilidad y el coste de la mano de obra. Finlandia disfruta de un relativo nivel de vida alto, lo que significa que a los trabajadores se les paga bien; los del sector agrícola y ganadero no son diferentes. Recientemente, el Gobierno finlandés planteó la idea de introducir una semana laboral de 4 días y días de 6 horas, lo que sin duda causará una gran preocupación en la industria agroganadera, ya que significa mayores salarios de los trabajadores por menos trabajo.

Reproductoras y granjas porcinas

Finlandia alberga aproximadamente 80.000 cerdas reproductoras y hay alrededor de 900 granjas de cerdos que operan en el país. Como muestra la Tabla 1, el número de granjas porcinas disminuyó en poco más del 11% en 2019. Es un patrón bien conocido por Taru Antikainen, Presidenta de la Red de Cerdos de la Unión Central de Productores Agrícolas y Propietarios de Bosques (MTK). Según dice: “El porcentaje ha sido del 7-12% desde que Finlandia se unió a la UE en 1995. La tendencia parece continuar también para el próximo año. Sin embargo, las granjas están creciendo y no esperamos que la cantidad de cerdas reproductoras sea inferior a 80.000 ”.

La inversión en las granjas productoras ha sido bastante notable, tanto unidades de cría, como equipos modernos. Algunas granjas de cerdos también han invertido mucho en métodos eficientes para calentarse, utilizando el estiércol de cerdo como un producto reciclable y una fuente de energía.

Procesadores de cerdos en Finlandia

Hay 3 procesadores de cerdos en Finlandia, que se reparten el total, en la proporción del 42%, 40% y 18%.

La principal industria opera en los países nórdicos, Rusia y Estonia, y ha estado en funcionamiento durante más de 110 años. En 2018 tuvo una facturación combinada de 1.440 millones de euros y empleó a 4.460 personas. Además, se ha convertido en la primera planta de producción finlandesa en recibir un permiso para exportar carne de cerdo al mercado de carne de cerdo

La tabla 2 muestra las cifras de producción y comercio con respecto a la producción de carne de cerdo en Finlandia.

Desafíos

Taru Antikainen explica que el principal desafío es la dificultad de predecir a dónde irán los precios de los cerdos en el futuro: “Se espera que la producción se mantenga en el nivel actual, pero el consumo probablemente disminuirá alrededor del 2%. Las exportaciones crecerán, pero aún queda por ver cuánto. Mucho depende de la situación en China, naturalmente. Nuestros precios no subieron como los del resto de Europa y actualmente son 1,68€/kg, incluidos los costes de transporte. Sin embargo, las 2 compañías de carne más grandes han prometido un aumento de los precios a principios de abril”.

“Cuánto subirán, depende de los precios que puedan negociar con los minoristas finlandeses. La situación en Finlandia es complicada, ya que tenemos 3 compañías cárnicas altamente integradas que trabajan con conceptos de “de la granja a la mesa” y 2 puntos de venta locales acompañados con la empresa comercializadora Lidl”.

Antikainen reconoce que el enfoque diferente de Finlandia tiene una consecuencia financiera. “Todas las negociaciones de precios son difíciles. Además, la ley finlandesa es mucho más estricta que las directivas actuales de la UE. Necesitamos proporcionar más espacio a los cerdos de lo que requiere la directiva de la UE. No se nos permite acortar colas, y nuestra bioseguridad debe estar en un nivel realmente alto. El gobierno está presionando a los productores para que alcancen estándares de bienestar animal aún mayores”.

Finlandia de un vistazo

En términos de tamaño, Finlandia es el octavo país más grande de Europa con 338.145 km2. Sin embargo, en términos de población, el país ocupa el puesto 26, con 5,5 millones de habitantes. En otras palabras, Finlandia no está muy densamente poblada y eso se debe a su ubicación relativamente al norte. La carne de cerdo es la carne más popular en Finlandia con un consumo promedio de alrededor de 33 kg/cápita/año. Los cerdos se sacrifican normalmente a los 5 meses de edad cuando pesan alrededor de 125kg de peso vivo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.